ARQUITECTURA BIZANTINA

Contexto histórico

El reforzamiento de la figura del Emperador o Basileus a finales del siglo V y principios del VI coincide con el surgimiento de la figura de Justiniano. Sobre su legislación, su cesaropapismo y su excelente ejército y administración se erigirá el imperio bizantino de los siguientes siglos. Los intentos del monarca por reconquistar la parte occidental del Imperio le llevarán a crear un exarcado en Italia desde donde dominará la península, el norte de Africa y la costa mediterránea de la p. Ibérica.
Bajo su reinado se pondrán las bases de la arquitectura bizantina hasta bien entrada la edad media y sólo posteriores influencias europeas e islámicas variarán estos modelos.

La llegada de los ostrogodos y la presión de persas y posteriormente árabes islamizados debilitarán el imperio sumido en problemas internos de poder reflejados en las querellas iconoclastas.

No trataremos aquí la arquitectura de los siglos VIII en adelante donde se puede observar una fusión entre los elementos tradicionales del siglo VI y las novedades aportadas por el Islam y el mundo cristiano occidental. Para consultar la arquitectura hasta el cisma del 1054 y posteriormente referimos al artículo de Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Arquitectura_bizantina)


Características generales

  • La arquitectura está al servicio de la Iglesia y del Emperador o Basileus. Sirve para mostrar su creciente poder –cesaropapismo o interrelación entre Iglesia y Estado, con fuerte influencia del segundo sobre el primero- y el carácter sagrado de la institución monárquica.
  • Las grandes construcciones bizantinas se encuentran en ciudades ya que es una civilización claramente urbana. Además de en Constantinopla podemos encontrar otras edificaciones destacables en Efeso o el Rabean.
  • Mientras que la arquitectura civil sigue el patrón romano y no destaca por sus novedades técnicas o formales, será en las edificaciones religiosas donde más va a aportar esta arquitectura a la historia del arte.
  • La iglesia o basílica es el edificio fundamental, manteniendo el modelo de basílica paleocristiana pero creando un nuevo tipo basado en los edificios paleocristianos centralizados ( mausoleos u martyria) rematado con cubriciones abovedadas.
  • Los materiales constructivos siguen siendo los heredados de Roma –aparejos de ladrillo o sillería, mampostería, etc- aunque para solventar ciertas dificultades arquitectónicas acuden al uso de cerámica y terracota.
  • El contraste entre la sencillez y la austeridad de los exteriores y el brillo y la riqueza decorativa de los interiores. Abundan los revestimientos interiores de mármol y mosaicos. En el exterior aparecen elementos cerámicos, y bandas y combinaciones de ladrillos...pero raramente aparece la escultura en las fachadas exteriores.
  • El colosalismo, teniendo en Santa Sofía se ejemplo más significativo. Este monumentalismo es interpretado como símbolo de la grandeza de Dios y del triunfalismo del régimen político bizantino.
  • La cúpula, de gran variedad y riqueza. Simboliza la bóveda celestial. Suelen ser de arco rebajado, levantadas sobre el crucero aunque destaca el surgimiento de la bóveda nervada. La cúpula central, que fija todo el edificio, se halla reforzada por la abundancia de semicúpulas que absorben sus empujes. El surgimiento de la cúpula central marca la creación del sistema de apoyo sobre pechinas, que permite el paso de la planta circular de la cúpula a la planta cuadrada del tramo de la nave central. Su decoración interior suele imitar a un cielo constelado, símbolo del otro mundo.
  • Nuevos elementos sustentantes que sustituyen a los rematados con órdenes clásicos: aparece la columna lisa con capitel troncopiramidal invertido, decorado con relieves decorativos y todo ello reforzado con un cimacio o fragmento de entablamento que se une al capitel.


La basílica bizantina longitudinal presenta las siguientes características:
  • Planta rectangular
  • De tres a cinco naves, a diferente altura y separadas por columnas, siendo la más alta y amplia la central, lo cual permite abrir en ella ventanales
  • ábside semicircular, apoyándose en un arco triunfal, en cuyo centro se encuentra el altar, y, adosado a la pared, el presbiterio. El ábside está orientado hacia el este (hacia Jerusalén), quedando la entrada principal orientada hacia el oeste.
  • Cubierta a dos aguas en la nave central, y a una en las laterales, y un armazón de vigas de madera que pueden ser visibles o estar cubiertas por un techo artesonado.


En la basílica cristiana pueden diferenciarse tres áreas:
a) Pública. Se compone de un vestíbulo que da acceso a un gran patio; en el centro suele haber una fuente. La parte del pórtico adosada a la fachada de la iglesia se denomina "nartex", y era el lugar donde se colocaban los catecúmenos (los áun no bautizados).
b) Semipública. Es el cuerpo de la iglesia; en el lado sur (derecho) se situaban los hombres, y en el lado norte (izquierda) las mujeres. Esta área se separa de la zona privada mediante una nave transversal, llamada "transepto".
c) Privada. Está compuesta por el presbiterio, lugar elevado al que se accede mediante unos peldaños. En su interior se sentaban los presbíteros y en cuyo centro se situaba el altar.
Apenas hay diferencias sustanciales con el modelo paleocristiano, en todo caso en el surgimiento de tribunas sobre las naves laterales y en un mayor misticismo alrededor del presbiterio.


La basílica centralizada se caracteriza:
  • Planta de cruz griega, inscrita en un cuadrado o en un rectángulo. Hay preferencia por las iglesias de planta cuadrada (o rectangular).
  • Espacio central cupulado que se apoya sobre cuatro grandes pilares y arcos torales o de triunfo, dando paso a las naves de la cruz rematadas en por medio de bóvedas de cañón hasta los muros exteriores.

Los edificios más significativos de este estilo serían:

En Constantinopla

Santa Sofía, construida entre el 532 y el 562 tras el hundimiento de su cúpula.

Santos Sergio y Baco, construida en el 527

Santa Irene, restaurada en el 538 por Justiniano

En Ravena

San Apolinar in classe, basílica longitudinal construida en el 547

San Vital, consagrada en el 547, de planta octogonal