Contexto histórico

Durante los siglos XV y XVI se produjo un movimiento cultural y artístico que se desarrolló en Italia conocido con el nombre de Renacimiento y que supone la vuelta al mundo clásico y a la importancia del ser humano. Durante este período se produjeron luchas por el poder en Italia entre los distintos estados a los que se unieron posteriormente los intentos de invasión extranjera iniciada por el Sacro Imperio Romano Germánico. Una de las principales potencias de Italia en esta época fue el papado que junto a los mecenas más reconocidos( Médicis) fueron los que contribuyeron al auge que tuvo el arte en estos siglos.

Características

· Período de transición con pervivencias de elementos del Gótico
· Antecedentes: Trecento italiano
· Temas: Religiosos, mitológicos, retratos….
· Preocupación por el volumen, la perspectiva y la búsqueda de una luz más natural
· En general, predominio del dibujo sobre el color
· Primacía en la representación del cuerpo humano
· Composiciones complicadas en las que aún predominan las partes sobre el todo.
· Búsqueda de la realidad como objetivo prioritario, idealización de las figuras.
· Representación del espacio: formas tridimensionales, espacio cada vez más definido…
· Introspección Psicológica: comenzaron con serenidad en los rostros, movimientos suaves…. Que se irán complicando a medida que avance el tiempo.
· Armonía en las composiciones: predominio del dibujo sobre el color, apariencia plana de las formas, colores suaves y composiciones muy rígidas, matemáticas y geométricas alejadas de lo pictórico.
· Incorporación a la pintura de la perspectiva lineal.

Autores, obras y periodos


En el Quattrocento italiano en pintura podemos encontrar tres generaciones diferentes con sus respectivos autores:

*
Primera Generación:

Fra Angelico:
Este autor combinó la elegancia decorativa del gótico con el estilo más realista de otros autores del renacimiento como el también pintor Masaccio o los escultores Ghiberti o Donatello y aplicó las teorías sobre la perspectiva de León Batista Alberti. Las expresiones en los rostros son muy logradas y con la utilización del color da mayor intensidad emotiva a sus obras.
Entre sus obras más importantes son: Anunciación; Frescos del Convento de San Marcos y Frescos de la Capilla de San Nicolás V.
Masaccio: Se caracteriza porque abandona el gótico, predomina por lograr unos fondos muy reales gracias al empleo de la perspectiva lineal y sus figuras ganan en realidad y volumen, dan la sensación de que ocupan un espacio gracias a los juegos de luz y sombra.
Sus obras principales son: Santisima Trinidad; la expulsión del Paraíso y el Tributo de la Moneda.
Paolo Ucello: A este autor lo define su pasión por la aplicación de la perspectiva a la que consideraba la manifestación de la belleza.
Su obra más importante es la Batalla de San Romano.

*
Segunda Generación:

Piero de la Francesca:
Se caracteriza por el tratamiento volumétrico de las figuras y la inexpresividad y frialdad de los personajes.
Sus principales obras son: Historias de la Veracruz y la Virgen de Urbino.
Messina: Caracteriza a toda su obra una gran sencillez aunada con un extraordinario talento para crear formas puras hasta transfigurar la realidad
Su obra más importante es la Crucifixión
Andrea Mantegna: La gran aportación de Mantegna a la pintura del Quattrocento será dotar de una monumentalidad escultórica suprema a las figuras
Su obra más destacada es Cristo Muerto

*
Tercera Generación:

Boticelli:
Desarrolló un estilo muy personal, caracterizado por la elegancia de su trazo, su carácter melancólico y la fuerza expresiva de sus líneas.
Sus obras más destacadas son: El Nacimiento de Venus y La Primavera
Perugino: Su forma de pintar es emotiva y delicada, acompañada de una perspectiva donde el espacio está claramente definido y los personajes muestran la proporción anatómica que sólo un gran maestro logra.
Su obra más destacada es La Entrega de las llaves a San Pedro

Ghirlandaio: El estilo de Ghirlandaio es francamente profano incluso en los temas religiosos: el pintor ambientó todas sus escenas sagradas en el interior de las lujosas casas de los burgueses más acaudalados de Florencia.
Su obra más importante es Giovana Tuornaboni.

Obras principales

· Tributo de la Moneda de Masaccio: Esta obra pertenece al conjunto pictórico que adorna la capilla de la familia Brancacci. Masaccio narra en el mismo fresco las tres escenas del milagro sintetizadas en una sola representación. , Toda la composición aparece enmarcada en un fondo de montañas esquemáticas. El contraste paisaje-arquitectura hace que la escena se amplíe.

· El Nacimiento de Venus de Boticelli: A diferencia de otros pintores contemporáneos, obsesionados con la perspectiva, en esta obra Botticelli la ignora deliberadamente, al igual que deja en un segundo plano un paisaje pintado con un cierto "infantilismo". Los contornos de las figuras están muy marcados y el paisaje está muy poco cuidado. Los colores que utiliza son muy vivos.